Domingo 31 de Enero de 16

Independiente Rivadavia y Villa Dálmine igualaron sin goles

La Lepra recibió en el Bautista Gargantini al Viola y arquero del elenco mendocino, Maximiliano Scapparoni, fue la figura y el responsable de que el duelo halla finalizado 0 a 0. El local terminó con 10 por la expulsión de Díaz.
La Lepra lo aguantó con uno menos gracias a Maximiliano Scapparoni.
La Lepra lo aguantó con uno menos gracias a Maximiliano Scapparoni.
Independiente Rivadavia empató 0 a 0 con Villa Dálmine, por la primera fecha de la B Nacional, en un cotejo donde el elenco local terminó con diez por la expulsión de Emanuel Díaz, quien había tenido un buen desempeño en el primer tiempo.

En un Bautista Gargantini solo con socios, la Lepra no logró doblegar ni en el juego ni en el marcador al Viole de Jorge Vivaldo. El arquero local Maximiliano Scapparoni se transformó en figura en el complemento gracias a sus intervenciones.

A pesar de que no mostró un juego asociado y que a los delanteros les costó generar peligro de cara al arco defendido por Kletnicki, las dos mejores opciones en el primer tiempo fueron a favor de Independiente.

Díaz y Leandro Aguirre fueron de lo mejor en la Lepra en los primeros 45. El primero de ellos de hecho tuvo una de las chances más claras cuando, a los 20 minutos de la primera parte, forzó la respuesta del arquero de Dálmine con un lindo remate desde fuera del área.

Díaz generó también lo que pudo haber sido la apertura del marcador. A los 33, tras un centro del volante, Javier Silva cabeceó y estrelló la pelota en el travesaño.

La visita hizo lo suyo aunque sin demasiada profundidad y probando a Scapparoni con remates desde lejos.

En el complemento, dos situaciones agrandaron a Dálmine e inclinaron la balanza a su favor.

A los 3, Independiente se quedó con uno menos por la segunda amarilla de Díaz, que hasta el momento era uno de los mejores; mientras que diez minutos más tarde, Quinteros decidió reemplazar a un delantero por un volante central. Esto último hizo que la Lepra perdiera peso ofensivo y dejara acercarse a su arco a la visita.

Para bien del Azul, Scapparoni se agigantó debajo de los tres palos y salvó a su equipo en varias oportunidades.

En la última del partido, el arquero leproso sacó la más clara de Dálmine. En el rebote, la visita convirtió pero el árbitro anuló el tanto por posición adelantada.