En el debut de Beccacece, Independiente ganó por la Copa Sudamericana

El Rojo se impuso por 1-0 sobre Universidad Católica de Ecuador por la ida de los octavos de final del certamen con un gol de Pablo Hernández en el debut de Sebastián Beccacece. La revancha será la próxima semana en Quito.
  • En el debut de Beccacece, Independiente ganó por la Copa Sudamericana.
    Foto: En el debut de Beccacece, Independiente ganó por la Copa Sudamericana.
Independiente le ganó 1 a 0 a Universidad Católica de Ecuador en Avellaneda, con un gol de Pablo Hernández en el segundo tiempo. En el debut oficial de Sebastián Beccacece, el Rojo se impuso por la mínima diferencia: en una semana viajará a la altura de Quito, en donde se definirá la llave de octavos de final.

La revancha será el jueves de la semana que viene en el estadio Olímpico Atahualpa de la ciudad de Quito, a 2850 metros sobre el nivel del mar. El vencedor de esta llave tendrá como rival en cuartos de final a Independiente del Valle, de Ecuador.

Fue un partido complejo para el Rojo. Lejos de meterse en su propio terreno, el conjunto ecuatoriano trató de plantear un partido de igual a igual. El local, ante ese escenario, llegaba pero sin claridad. Hasta que a los 35 minutos el local tuvo la jugada más clara del primer tiempo. Nicolás Domingo encontró a Cecilio Domínguez, quien definió por arriba, pero la pelota dio en el travesaño. En el rebote volvió a intentar: el arquero Galíndez respondió muy bien.

El campo de juego estuvo muy pesado. Las intensas lluvias que cayeron sobre Avellaneda durante las últimas horas provocaron que el terreno estuviera con mucha cantidad de agua, cuestión que complicó sobre todo a Independiente, que no pudo controlar la pelota con naturalidad en determinados sectores.

El equipo de Beccacece buscaba, intentaba, llegaba por las bandas -sobre todo por la derecha- pero no era preciso. Llegaba por impulsos más que por circuitos de pases. Tampoco se podía descuidar: Católica se mantenía alerta, listo para dar el gran golpe en Avellaneda.

En la segunda parte el local aceleró su ritmo. El tiempo corría y el empate, poco a poco, comenzaba a preocupar al Rojo, que no podía permitirse no abrir el marcador, ya que la vuelta, en Quito, promete ser muy dura.

La reacción dio resultado. A los diez minutos, Pablo Hernández conectó un centro desde la izquierda de Cecilio Domínguez y puso el 1 a 0, para completar una gran jugada. Fue una descarga para el Rojo, que a partir de ese tanto volvió a respirar.

Sánchez Miño manejaba el pulso desde el mediocampo, junto a Domingo, uno de los mejores. Las piezas encajaron. El gol inyectó de carácter a los de Avellaneda. Las conexiones aparecieron y el equipo funcionó.

El entrenador metió a Cristian Chávez (que debutó en el Rojo) para darle más movimiento en el ataque. Quería encontrar el segundo gol que le permitiera ir con más tranquilidad a Quito. Eso no ocurrió: Independiente ganó 1 a 0 y ahora deberá pelear la serie en condición de visitante, la próxima semana.

Leer más sobre:

Etiquetas: Copa Sudamericana 2019 , Independiente

También te puede interesar:

0

Enviar comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. este sitio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina