El desorden de AFA: Las últimas diez temporadas se jugaron con reglamentos diferentes

Hubo modificaciones en el modo de disputa, el número de equipos, el sistema de descensos, la cantidad de títulos entregados, la duración y la clasificación a las copas internacionales.
  • La AFA y el desorden de los torneo argentinos.
    Foto: La AFA y el desorden de los torneo argentinos.
Fiel reflejo del país, la Primera División del fútbol en la Argentina se caracteriza por una gran imprevisibilidad. Desde 1893, se disputó ininterrumpidamente y es la única en el mundo en permanecer 126 años sin intervalos. Sin embargo, esta continuidad no es propia de su formato de disputa: temporadas de seis meses y otras de un año; ciclos en los que se entregaron uno, dos e incluso tres títulos; campeonatos en los que cuatro equipos perdieron la categoría y otros en los que los descensos brillaron por su ausencia. Todo puede pasar en el mundo criollo de la pelota...

Estas alteraciones y otras más se intensificaron en los últimos años, sobre todo desde la muerte de Julio Grondona en julio 2014. Tal es así que las últimas diez temporadas del fútbol argentino fueron todas distintas entre sí. Así, resulta difícil vender los derechos televisivos al Viejo Continente, por ejemplo.

El primer cambio llegó tras 22 años de los torneos Clausura y Apertura (entre 1990 y 2012), en los que se enfrentaban 20 equipos con el formato clásico a una rueda, todos contra todos. La AFA anunció que, para la temporada 2012/13, el certamen constaría de dos fases, llamadas Torneo Inicial y Torneo Final, y que ambos ganadores se medirían en una final para definir el único título.

Sin embargo, con la competencia ya comenzada, el Comité Ejecutivo de la AFA determinó que el ciclo inicial y el final también entregaran un trofeo y, de esa manera, se entregaron tres títulos en una misma temporada por segunda vez en la historia (el antecedente data de 1936). Además, el sistema de descensos también fue modificado: se eliminó la promoción y se sumó otro equipo: pasaron a descender tres equipos.
La temporada siguiente (2013/14) se mantuvo idéntica, aunque con una salvedad: la final entre los ganadores de ambas fases no consagró al campeón anual, sino que se disputó por la Copa Campeonato. Otra vez, los títulos de Primera División pasaron a ser dos, en vez de tres.

En la segunda mitad de 2014, con el objetivo de organizar un torneo que se abarcara un año calendario, se creó un campeonato de transición, que duró seis meses, fue a una rueda y no tuvo descensos.

En 2015 se estableció el polémico "torneo de 30 equipos" que había impulsado Julio Grondona, presidente de la AFA, antes de su muerte en julio de 2014. Para alcanzar ese número, ascendieron diez clubes desde la Primera B Nacional. El sistema de disputa fue a una rueda, todos contra todos, y con el agregado de una fecha exclusivamente de partidos clásicos. Los descensos fueron dos y los promedios contabilizaron las cuatro últimas temporadas, a diferencia de las tres habituales. También se instauró un nuevo método de clasificación a las copas internacionales. Fue a través de las "liguillas" o mini-torneos de eliminación directa.
Al año siguiente se creó un Torneo de Transición para coincidir con el calendario europeo y regresar a los campeonatos bi-anuales (sí, lo que se había modificado hacía tan solo dos años). Durante la primera mitad de 2016 se disputó un certamen de seis meses. Los 30 equipos se dividieron en dos zonas y cada uno jugó un total de 16 partidos (14 zonales más un cruce interzonal ida y vuelta). Los vencedores de cada una se enfrentaron en una final por el único título. Además, los descensos se redujeron y solo un equipo perdió la categoría, por el sistema de promedios.

Así, el segundo semestre de 2016 comenzó con un campeonato anual, paralelo a las ligas europeas. Para reducir la numerosa cantidad de equipos participantes, se establecieron cuatro descensos y solo dos ascensos desde la Primera B Nacional.

La temporada 2017/18 tuvo la novedad de la Superliga, un nuevo torneo cuyo control pasó a ser ejercido por los propios clubes, desplazando a la AFA del centro del poder. Los clubes fueron 28 y se enfrentaron en una rueda, todos contra todos. Esta vez, el sistema de descensos se mantuvo igual que en la edición pasada.
En la Superliga 2018/19, la cantidad de equipos se redujo a 26 y el desarrollo del certamen fue idéntico al anterior. Pero esa temporada se creó la Copa Superliga, que entregó una plaza para la Copa Libertadores e incluyó también a los equipos que habían descendido. Como no podía ser de otra manera, sucedió lo insólito: Tigre ganó la competencia y se transformó en el primer equipo argentino que disputará la copa continental mientras esté en la Primera Nacional (ex Primera B Nacional).

En la Superliga 2019/20, que está actualmente en disputa, las instituciones participantes son 24. Sin embargo, la modificación más notoria -y que más polémica generó- fue la reducción del número de los descensos: pasaron a ser tres, en vez de cuatro. De esa manera, se retrasa aún más la concreción de un campeonato ideal con 20 equipos.
"Se aprobó que queden 20 equipos en Primera, de acá a cuatro años y también hay un compromiso del Nacional B (Primera Nacional) que de acá a seis años también quede en 20 equipos", indicó Nicolás Russo, presidente de Lanús en una de las reuniones en la AFA. Sin embargo, los antecedentes en el fútbol argentino refuerzan el dicho de que "a seguro se lo llevaron preso".

Leer más sobre:

Etiquetas: AFA , SuperLiga

También te puede interesar:

0

Enviar comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. este sitio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina