Con Kremer, Los Pumas fueron apabullados por Nueva Zelanda en el Tres Naciones

El seleccionado argentino cayó por 38 a 0 ante Nueva Zelanda, en la tercera presentación del conjunto nacional que dirige Mario Ledesma, correspondiente al certamen internacional que se disputó en Newcasttle.
  • Dura derrota de Los Pumas ante los All Blacks.
    Foto: Dura derrota de Los Pumas ante los All Blacks.
Los Pumas cayeron sin atenuantes 38 a 0 ante los All Blacks, en una producción muy floja del equipo en todos los aspectos del juego. Los primeros cuarenta minutos fueron todo lo que se esperaba que no pasara, o que al menos, no pasara en el inicio.

Presionados, arrinconados, dominados en el contacto, obligados a jugar muy en defensa donde fase tras fase los All Blacks son y fueron implacables, así Los Pumas se complicaron la existencia producto de ese error táctico (la unidimensionalidad, apostar todo a la defensa), a los errores no forzados y a los muchos penales desde el scrum.

No había nadie que no supiera antes del partido que un error ante los All Blacks por lo general, se paga. Los Pumas los pagaron todos tal vez no con puntos -solamente- sino con territorio, falta de iniciativa y de control sobre las condiciones en las que se tramitó ese lapso de partido.Los Pumas no dispusieron de la pelota porque ni el scrum ni en line fueron sólidos como una roca. No pudieron hilvanar tres pases seguidos porque Ezcurra -un escalón debajo de Cubelli y Bertranou- mostró muchas complicaciones para distribuir y lo propio le pasó a Nico Sánchez.

No pudieron porque la velocidad de la marca de los All Blacks fue muy alta, porque aplicaron todas sus artimañas y porque no se iban a dejar sorprender dos veces en quince días.

En el rugby todo se estudia, todo se evalúa y el staff de Ian Foster trabajó, es notorio, en contrarrestar la forma de juego y de defensa mostradas. El equipo no estuvo fino, siempre al borde del desborde, siempre en emergencia en cada secuencia, siempre en desventaja y sin iniciativa. Defender mucho cansa una barbaridad.Bajo ese panorama sombrío desde el juego, el resultado del primer tiempo fue un milagro porque los All Blacks tampoco fueron eficientes en tomar todas las oportunidades y puntos que pudieron. Los hombres de negros tuvieron tres cambios respecto al partido del 14 de noviembre y los tres cambios fueron exitosos en cuanto a rendimiento. Lo de Laulala, Scott Barrett y Akira Ioane tuvo impacto directo en el equipo.

Sin embargo, dominando cada estamento del juego casi a voluntad, así y todo, dejaron pasar chances valiosas de liquidar el partido en esa primera etapa. Se complicaron ellos solos. Lo mismo último pasó en el arranque del segundo tiempo. Calcado.

Los Pumas en extrema defensa, entregando alma y vida por defender la última trinchera y los All Blacks, yendo y yendo, por todos lados, de todas formas pero con errores de manejo en la definición última de la jugada.Eso, hasta el minuto 54, en el que el try de Savea puso justicia en el resultado y en el desarrollo del partido. Desde ahí en adelante, los cambios, el manejo de los tiempos, la ineficiencia argentina para lograr progresar en el campo más la conformidad de los All Blacks para saberse ya dominadores absolutos y ganadores del partido, fueron suficientes para bajarle la cortina y sellar el asunto.

Los dos tries de la bestia del try, Will Jordan (los que no lo han visto en Crusaders o Tasman, deberían) dejaron las cosas claras. No se puede pretender demasiado más que atesorar la experiencia y tomar todo lo bueno y aprender de lo malo, contra un equipo tan clínico y tan ejecutivo como los All Blacks.

Desde el try de Savea, el destino ya estaba marcado y acaso aún, desde antes del partido. De todas formas, el resultado de este test -por los cambios, por la formación inicial, por la prueba- iban a ser una anécdota -lo escribimos en la columna de ayer- siempre y cuando Los Pumas pudieran mostrar algo más que tackle, defensa y enjundia deportiva. Esa segunda dimensión, ese "algo más", era posible.Bueno... eso que era posible, no pasó. la goleada en contra demostró algo que se reclama a viva voz y que hacían Los Pumas de Hourcade: hay que atacar -también- con la pelota. Fue una larga noche de lecciones importantes para Los Pumas. Queda un partido más para hacerlo.

Sintesis

Argentina (0): Emiliano Boffelli; Santiago Cordero, Juan Cruz Mallía, Jerónimo de la Fuente y Ramiro Moyano; Nicolás Sánchez y Felipe Ezcurra; Facundo Isa, Marcos Kremer y Pablo Matera (cap); Lucas Paulos y Guido Petti; Santiago Medrano, Julián Montoya y Mayco Vivas.
Entrenador: Mario Ledesma.
Ingresaron: Santiago Socino, Nahuel Tetaz Chaparro, Lucio Sordoni, Matías Alemanno, Santiago Grondona, Gonzalo Bertranou, Santiago Carreras y Lucas Mensa.

Nueva Zelanda (38): Beauden Barrett; Jordie Barrett, Anton Lienert-Brown, Jack Goodhue y Caleb Clarke; Richie Mo'unga y Aaron Smith; Ardie Savea, Sam Cane (cap) y Akira Ioane; Sam Whitelock y Scott Barrett; Nepo Laulala, Dane Coles y Joe Moody.
Entrenador: Ian Foster.
Ingresaron: Codie Taylor, Karl Tu'inukuafe, Tyrel Lomax, Patrick Tuipulotu, Hoskins Sotutu, TJ Perenara, Rieko Ioane, Will Jordan.

Tantos en el Primer Tiempo: 11', Gol de Mo'unga por Try de Coles (NZ), y 16', Penal de Mo'unga (NZ).
Resultado Parcial: Argentina 0 - Nueva Zelanda 10.

Tantos en el Segundo Tiempo: 11, 28, 31 y 45', Goles de Mo'unga por Tries Savea, Jordan -2- y Tuipulotu (NZ).
Amonestado: 80', Lomas (NZ).

Estadio: McDonald Jones Stadium, Newcastle.
Árbitro: Nic Berry (Australia).

Leer más sobre:

Etiquetas: Los Pumas , Rugby , Tres Naciones

También te puede interesar:

0

Enviar comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. este sitio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina