Viernes 17 de Enero de 20

Carlos Sainz logró su tercer Dakar: Todos los campeones y el desempeño argentino

A los 57 años, el español festejó en autos con el Mini. Brabec, Casale, Karginov y Currie, el resto de los consagrados. Terranova, los hermanos Benavides, Caimi, Andujar y el Pato Silva, los destacados argentinos en Arabia.
El Matador conquistó su tercer título.
El Matador conquistó su tercer título.
Carlos Sainz continúa alimentando su leyenda. El Matador, a los 57 años, volvió a dominar un Rally Dakar, esta vez por primera vez en Arabia Saudita, al mando de un Mini de tracción simple del equipo X-Raid, y sumó su tercer lauro con una marca diferente.

En el 2010, el madrileño había alcanzado su primer halago con un Volkswagen Touareg. La victoria la repitió en el 2018, a bordo de un Peugeot 3008 DKR. Y ahora consiguió el tricampeonato con el buggy de Mini, vehículo que se encargó de desarrollar y que conoce a la perfección.

"Estoy muy contento. Gracias a Lucas (Cruz, su navegante), al equipo. A toda la gente que me apoya, a todos los fans, a la familia, por supuesto. A Red Bull, a Bahrein. Ha sido un rally muy difícil, desde el inicio, con mucho riesgo, al máximo los tres y estoy muy contento con esta victoria", comentó el Matador.

Nasser Al-Attiyah, con la Toyota Hilux, se impuso en la última especial de 167 kilómetros y se aseguró el subcampeonato, a poco más de seis minutos de Sainz, mientras que Stéphane Peterhansel, con el otro buggy Mini, llegó tercero, a diez minutos.

Entre los argentinos, Orlando Terranova selló una gran competencia con un sexto puesto. El mendocino se mantuvo siempre dentro de los seis mejores de la carrera y completó la vuelta con el Mini 4x4, a 1h12m15s del español.

Mauro Lipez, navegante del ecuatoriano Sebastián Guayasamín, fue 43° con la Chevrolet Trail Blazer, en tanto que Facundo Jatón, copiloto del español debutante Pablo Canto Martínez a bordo de una Toyota Hilux, arribó en el 50° lugar.



Ricky Brabec no solo será recordado como el primer ganador estadounidense del Dakar, en ocasión de la primera vez que la competencia corrió por tierras árabes, sino que también será parte de la historia de la prueba como quien fue, con una Honda oficial, el que cortó una racha de 19 años de reinado de KTM en la categoría Motos.

En el 2000, el francés Richard Sainct había conquistado con su BMW el Rally París-Dakar-El Cairo. Pero a partir de allí, la marca austríaca dominó en África y Sudamérica, con los títulos de Fabrizio Meoni (2001/2002), Sainct (2003), Nani Roma (2004), Cyril Despres (2005, 2007, 2010, 2012, 2013), Marc Coma (2006, 2009, 2011, 2014, 2015), Toby Price (2016/2019), Sam Sunderland (2017) y Matthias Walkner (2018).

Honda había sido, en los años anteriores, la marca más firme para sacarle el reinado a KTM, pero se había quedado en el intento; por errores propios (como en el 2017, con la recarga ilegal de combustible que les valió una hora de sanción a todos los pilotos del equipo) como por el mérito de la escuadra austríaca y sus defensores.

Pero en esta cita árabe, la firma del Ala dorada estuvo decidida a quebrar ese dominio y, desde la tercera etapa, Brabec tomó las riendas de la competencia con su Honda CRF450 Rally hasta la meta de Qiddiyah. El californiano ganó las etapas 3 y 6 y siempre se mantuvo dentro del top diez para consolidarse al frente de la general y controlar los ataques del chileno Pablo Quintanilla, quien se presentó como el rival más próximo.

De esta manera, Brabec le devolvió la sonrisa a la marca japonesa, que no festejaba en lo más alto del podio desde 1989, con Gilles Lalay. Esta fue la sexta conquista de Honda en el Dakar, sumándose a las anteriores de Cyril Neveu (1982, 1986, 1987) y Edi Orioli (1988).

Honda regresó al Rally Dakar en el 2013, después de una ausencia de 23 años, y había terminado entre los tres primeros en dos ocasiones, con Paulo Gonçalves, en el 2015, y con Kevin Benavides, hace dos años, con sendos segundos puestos.

El salteño era firme candidato a llevarse esta prueba, pero en la sexta etapa, el motor de su Honda lo dejó de a pie y le allanó el camino a su compañero de equipo, concluyendo en la 19° posición. Su hermano Luciano, con la KTM oficial, cerró un gran trabajo al finalizar en el sexto puesto, mejorando así el 9° lugar del año pasado.

El mendocino Franco Caimi también tuvo una destacada actuación con la Yamaha oficial, al culminar en el 8° sitio e igualar la gran producción que había tenido en el año de su debut, en el 2017. Sebastián Urquía fue el otro argentino que dio la vuelta en Arabia Saudita, arribando en el 59° puesto de la general, siendo así su segunda mejor producción en siete participaciones (lo mejor, 45° en el 2019).



Si bien la experiencia 2019 en Side by Side fue buena pese al abandono en la etapa 6 por problemas mecánicos y su intención era continuar en la divisional, Ignacio Casale no dudó ni un segundo cuando Yamaha le ofreció volver a los Quads en el desafío de Arabia Saudita.

Y el chileno de 32 años, con once Dakar en el lomo (debutó en Camiones, corrió en Motos en el 2011 y luego se consagró en cuatriciclos, con los títulos 2014 y 2018), no desentonó desde el primer día en tierras árabes y dominó la competencia de principio a fin con su Raptor 700, con cuatro triunfos parciales.

"Estoy muy feliz de estar acá. Hemos ganado mi tercer Dakar. Fue una carrera muy difícil, muy larga. Tuvimos algunos problemas la segunda semana, pero pudimos solucionarlos de la mejor manera y lo más importante es que estamos acá en la meta, ganamos. Estoy muy contento porque hicimos un trabajo muy intenso durante todo el año con mis mecánicos. Creo que dio su resultado y estamos aquí festejando el número 1. Hicimos una buena carrera. Ahora a celebrar con mis mecánicos este triunfo que tanto nos costó conseguir. Muchas gracias y ¡viva Chile!", dijo el trasandino, quien doblegó a Simon Vitse y Rafal Sonik.

Manuel Andujar fue el cuarto clasificado, en lo que fue la mejor actuación del piloto de Lobos, mejorando el quinto puesto del 2019. Martín Sarquiz y Carlos Verza llegaron 10° y 11°, respectivamente, y fueron los otros argentinos que dieron la vuelta completa, en tanto que Mariano Bennazar, quien había abandonado en la tercera etapa, se reenganchó y culminó la prueba.



Andrey Karginov fue el vencedor entre los peso pesado del Dakar, al imponerse con su Kamaz N° 511 con autoridad, y logró su segundo título personal (el primero había sido en el 2014), por lo que le dio a la escuadra soviética el cuarto campeonato en fila.

El nacido hace 43 años en Mirni venció en siete de las 12 etapas que compusieron el primer Dakar en Arabia Saudita y dominó la general con un tiempo total de 46h33m36s, aventajando a su coequiper, Anton Shibalov, por más de 42 minutos.

Siarhei Viazovich, con el Maz, completó el podio en Camiones pero estuvo lejos de pelearles a los representantes de Kamaz, a más de dos horas.

La escudería rusa ganó por primera vez en 1996, con Viktor Moskovskikh, y desde entonces, alcanzó 17 victorias, con Vladimir Chagin como máximo exponente con siete lauros (2000, 2002, 2003, 2004, 2006, 2010 y 2011).



En su segunda participación tanto en el Dakar como en Side by Side, Casey Currie (Can-Am) se quedó con la victoria en la divisional que desde su implementación (en 2017) siempre ganaron pilotos del continente americano. El estadounidense, que no venció ninguna de las 12 etapas que se disputaron, terminó imponiéndose con casi 40 minutos de ventaja (39m12s) sobre el ruso Sergei Kariakin (Can-Am), y con 52m12s sobre el chileno Francisco Chaleco López (Can-Am), que era el campeón defensor.

Por su parte, el brasileño Reinaldo Varela (Can-Am) se quedó con el último parcial, que unió Haradh con Qiddiya, gracias a un tiempo de 1h36m19s. El ganador en 2018 ocupó el 9º puesto de la general, a 5h44m01s de Currie.

El mejor argentino fue el chaqueño Juan Manuel Silva, que como navegante del español Juan Miguel Fidel Medero (Can-Am) acabó 15°. El mendocino Ricardo Torlaschi, navegante del kazajo Denis Berezovskiy (Can-Am), fue 24°.