Domingo 20 de Enero de 19

San Lorenzo y Huracán igualaron sin goles en el clásico por la Superliga

El encuentro postergado de la fecha 13 finalizó 0-0 en el Nuevo Gasómetro. El Ciclón, que tuvo varias chances para convertir, jugó con uno menos durante 60 minutos.
San Lorenzo - Huracán fue un partidazo, pero terminó sin goles.
San Lorenzo - Huracán fue un partidazo, pero terminó sin goles.
San Lorenzo mostró destellos del buen juego que propone su entrenador, Jorge Almirón, pero no pudo doblegar al Huracán del debutante Antonio Mohamed, que se pareció mucho al anterior de Gustavo Alfaro, y por ello el clásico pendiente de la 13ra. fecha terminó igualado sin goles en el Nuevo Gasómetro, donde una multitud acompañó al equipo local.

De los dos equipos, en el que se notó el cambio de técnico por lo hecho desde el arranque mismo del partido, desde la propuesta a partir del primer silbatazo de Andrés Merlos, fue en San Lorenzo, ya que en Huracán la impronta en su cuarto ciclo en el club del Turco Antonio Mohamed pasó inadvertida.




Lo mano de Jorge Almirón, que cuenta a favor con un tiempo más de trabajo que su colega, se vio en lo que es su característica y su ideal futbolístico: posesión, traslado a dos toques, salida siempre prolija y con pases cortos desde los pies del arquero, siempre dueño del primer pase, y presión alta empezando por los delanteros.

Pero el fútbol que proponen técnicos como Almirón hace que se rompan moldes y estereotipos, como por ejemplo que una expulsión cambia el rumbo y las sensaciones de un partidos. En este caso el "Ciclón" perdió a Fabricio Coloccini por un pisotón a Israel Damonte que solamente Merlos vio, después de hacer una calesita, típica jugada de doble pisada con giro sobre el mismo eje, que terminó rozando la panza del huracanense.

Iba poco más de media hora del primer tiempo cuando se fue Coloccini, pero nunca se notó su ausencia, porque sus compañeros siguieron empeñados en aplicar el mismo tipo de juego con el que empezaron el encuentro, con una dinámica encomiable que se prolongaría también a lo largo de todo el segundo tiempo.

Para ello fue muy importante también que Belluschi contara con un ladero como el debutante mediocampista colombiano Raúl Loaiza, que con su despliegue se ganó los primeros aplausos de la multitud da hinchas de San Lorenzo que llegó hasta el Nuevo Gasómetro, ilusionada con un tiempo de mejor fútbol para su equipo.

Y no se fue defraudada la hinchada azulgrana con sus jugadores ni con lo que propone su entrenador, porque más allá del buen trato de balón, siempre mira el arco de enfrente, como cuando promediando el segundo tiempo hizo ingresar a otro debutante colombiano, Gustavo Torres, a quien junto a Loaiza trajo de Atlético Nacional, de Colombia, por Rubén Botta. Pese a jugar con 10 hombres, entró un mediapunta por un volante ofensivo.

Pero no pudo San Lorenzo quebrar la última línea huracanense ni tampoco Carlos Auzqui de cabeza a Monetti en la última acción del partido que podía haber inclinado la balanza para el lado de la visita (el rebote fue gol anulado por posición adelantada de Andrés Chávez). Por eso el Globo sigue sin vencer a los Cuervos en el Nuevo Gasómetro desde 2001, con tan solo un empate (1-1) en 2007.

Y por el lado de San Lorenzo, todavía no pudo ganar desde que Almirón se hizo cargo del equipo en la 12ma. fecha de esta Superliga ante Vélez Sarsfield, en otro empate, pero su propuesta hoy pudo verse por varios momentos del encuentro y en esos lapsos se volvió tan seductora para el hincha que al final del cotejo y pese a la frustración de no poder ganar el clásico, él y sus dirigidos se fueron bañados en reconfortantes aplausos.


Con este resultado Huracán es cuarto con 27 unidades, a nueve del líder, Racing Club, mientras San Lorenzo alcanzó los 14 puntos en una campaña irregular que lo tiene en las últimas posiciones de la clasificación.