Lunes 12 de Marzo de 18

Victoriano: "Teníamos 20 minutos para hacer historia y salimos como leones enjaulados"

El entrenador de Estudiantes de Concordia habló luego de la histórica clasificación a la Final Four de la Liga de las Américas. "Esto te fortalece pero no hay que volverse loco. Hay que seguir con los pies sobre la tierra", dijo el DT.
Victoriano dialogó tras la clasificación de Estudiantes.
Victoriano dialogó tras la clasificación de Estudiantes.
Estudiantes pasó a la historia este fin de semana, metiéndose en la Final Four de la Liga de las Américas, luego de eliminar a poderosos de la región como Guaros y Baurú. Tras la hazaña, hablamos con el conductor del equipo, Lucas Victoriano, para conocer sus sensaciones y análisis de lo conseguido.

- ¿Qué se te cruza por la mente en estos momentos?

. Muy contento, feliz por haber conseguido algo que no imaginaban ni los más optimistas al principio de temporada. Se fue dando, en el camino solo veíamos lo inmediato. No soñábamos con esto, sino con trabajar. Y si el trabajo nos llevaba hasta acá, estar preparados. Contento por eso y porque los jugadores se merecen lo que están consiguiendo. Por su manera de trabajar y por su manera de ser.

- Más allá de la enorme muestra de personalidad, ¿desde el juego por donde estuvo la clave?

. Tuvimos contra Regatas un partido muy difícil, porque tenía que elegir. Es una situación incómoda, de ver si podíamos competir. Y no competimos, entonces no quería hacer un esfuerzo inhumano para estar mal anoche. Fue una decisión que había que tomar y la tomé de esa manera. Tratar de guardar un poco de energía para el tercer día, que era el definitivo. Siento que hemos dejado una imagen con dos caras, pero la responsabilidad de lo que pasó con Regatas fue absolutamente mia, no de los jugadores. Nosotros sabíamos que podíamos jugar el partido que jugamos contra Guaros y contra Baurú. Sabíamos que podíamos hacerlo. Y bueno, salió bien por suerte, porque muchas veces no y quedás con una mancha. Salió bien, era lo que buscábamos.

- ¿Qué pensás que cambió en el entretiempo, para tener dos mitades tan distintas contra Baurú?

. Yo estaba súper convencido y veía que el equipo podía. Habíamos tenido un primer tiempo incómodo para jugar. Habíamos hecho un par de buenas defensas y nos habían metido igual de tres, por eso estábamos un poco fastidiosos por eso. En el entretiempo hablamos y dijimos de levantar un poquito más la intensidad. Quedaban 20 minutos para hacer historia y no podíamos volver al vestuario con la misma cara con la que habíamos llegado al entretiempo. De última había que volver con la frente alta. Salimos como leones enjaulados y ellos sintieron ese momento anímico. Se vieron superados, como ellos nos habían superado en el primero.

- ¿Pensás que las diferentes batallas que han tenido a lo largo de la temporada, hoy les permite afrontar este tipo de situaciones con un aplomo distinto al de otros equipos?

. Sí, obviamente te vas fortaleciendo, te pone herramientas en la mochila que llevamos. Hay varios jugadores que no están acostumbrados a este tipo de instancias y la Liga Sudamericana nos vino bien, para que el grupo se de cuenta que estamos en condiciones de competir con quien sea, cuando estamos concentrados. Esto te fortalece pero no hay que volverse loco. Hay que seguir con los pies sobre la tierra, sabiendo las virtudes de este equipo, que son jugar con humildad, con corazón y eso no lo podemos cambiar por nada, ni pensar que somos mejores que nadie. Esa es nuestra fortaleza.

- Te pregunto por cómo estás viviendo todo lo que viene pasando desde lo personal, en tu primer año al frente de un equipo. Imagino que en cuanto a objetivos, nunca habrás imaginado situaciones así.

. Los objetivos que tenía, más que una posición, era que los jugadores estén bien, que sean felices haciendo lo que hacen y que mejoren. En ese sentido estoy más que orgulloso de ver su evolución deportiva, ver cómo llegaron y cómo lo están sintiendo. Después en la parte deportiva, vamos superando etapas que no imaginamos. Nosotros también tenemos una competición como la Argentina que es muy difícil, con muchos viajes y muchos partidos. No estamos preparados como estructura para mantener el ritmo en las dos competiciones. Va a ser difícil tener que jugar en días tan seguidos, por el hecho de haber tenido que mover las fechas de nuestro calendario. Pero es un reto como entrenador que tengo que aprender a superar. Y hacerlo casi sin entrenar, porque no hay tiempo. Son retos que los entrenadores vamos pasando día a día en esta hermosa locura.

- ¿Hay margen para cuidar algo en la Liga?

. Nosotros no podemos cuidar nada. Tenemos que jugar al 110%, no al 100%. No podemos cuidar. Después está el tema de los entrenamientos, pero a la hora de competir no vamos a cuidar nunca nada.

Fuente: Basquet Plus